cuantpo cuesta un sitio web

Intentemos estimar el precio de una página web: ¿100 €? ¿500 €? ¿o quizás 5.000 €? La dificultad de esta pregunta no es solo que sea muy abierta. El problema es que la respuesta correcta es: “todas las anteriores”.

Preguntar cuánto cuesta una página web es como querer saber cuánto cuesta un coche. La respuesta variará muchísimo dependiendo de a quién preguntes. Y también de cuánto sepa esa persona sobre coches.

Lo que te aseguramos es que, en WebsiteToolTester, de páginas web sabemos un rato. Tenemos unas cuantas propias y llevamos más de 10 años ayudando a la gente a crear las suyas.

A partir de esta experiencia, en este artículo te desgloso los costes de crear y mantener una página web. Así podrás decidir si te vale la pena hacerlo tú mismo, si te interesa más encargárselo a un programador o prefieres usar un creador web.

Sé que quizá preferirías que te dé ya los precios de hacer una página web y listo. Pero te recomendaría que antes leas los conceptos que menciono a continuación, te ayudarán a saber en qué rango de precios te moverás en tu caso concreto.

Guía paso a paso para entender los costes de las páginas web

En este primer apartado, te explicamos los conceptos básicos sobre los costes de las páginas web, que también te ayudarán a entender las diferentes posibilidades que tienes.

Paso 1: Por qué una página web cuesta dinero

Empecemos por lo más básico. Hay cuatro elementos que cualquier página web necesita para poder existir:

  • Líneas de código: No importa si has encargado la página web a un programador o si utilizas un programa para hacerla tú mismo: tu web estará hecha de líneas de código. Algunos lenguajes de programación para páginas web son HTML y CSS, JavaScript o Python, entre otros. Y el trabajo de un desarrollador web es utilizarlos correctamente para conseguir la web que buscas.
  • Tiempo: Programar puede requerir horas o meses. Dependerá mucho del diseño de la página web (es decir, dónde colocarás los menús, que colores elegir, etc.) y de su complejidad (luego entraremos más en esto). Además, hace falta dedicar tiempo a crear y actualizar el contenido, así como a arreglar posibles fallos y problemas de seguridad.
  • Alojamiento web: Tu código de programación (es decir, tu web) necesita estar en algún lugar donde la gente lo pueda consultar. Estos sitios son los servidores, que básicamente son espacio de disco que una empresa te deja utilizar por una tarifa mensual o anual. De alguna manera, es como alquilar un espacio para tu “casa” de internet.
  • Nombre de dominio: Ahora que tu página web tiene un sitio donde “vivir” en internet, necesitará una puerta para que la gente pueda acceder a ella. Eso es tu nombre de dominio; o sea, la dirección que escribes para llegar a la web (algo como “nombredetuweb.com”). Algunos dominios son más valiosos que otros. Por ejemplo, Cars.com se vendió por la impresionante cifra de 872 millones de dólares (artículo en inglés). Algunos creadores web te dan un subdominio gratis del tipo www.webhost.com/yoursitename.

Por tanto, lo primero que tienes que decidir es cuánto tiempo quieres dedicar periódicamente a tu página web. Cómo valores tu tiempo influirá mucho en el precio que querrás pagar por crear una página web.

Consejo profesional: Puesto que en algún momento acabarás comprando un dominio propio, comprueba cuanto antes las opciones disponibles (un buen sitio es Namecheap). Te sorprendería saber cuántas empresas tienen que cambiar de nombre porque el dominio es demasiado caro o no está disponible. Y no te olvides de experimentar con extensiones menos conocidas. A veces son más baratas y pueden ser una forma divertida de conseguir que la gente recuerde tu web. Por ejemplo, si VenderCoches.com no estuviera disponible, podrías intentar conseguir VenderCoch.es, seguramente por mucho menos dinero.

Paso 2: Fíjate en la relación tiempo-programación

Ahora que sabes que una página web ha de programarse, algo que requiere tiempo y dinero, aquí viene la primera encrucijada, y una de las decisiones más importantes que tomarás ya desde el principio: decidir si quieres crear y mantener la página web tú mismo o bien encargárselo a un programador.

Puedes elegir entre tres rutas principales:

  • Hacértela tú mismo (“quiero aprender a programarlo todo yo”): ¡Estupendo! Tendrás un control total de tu web. Es verdad que te llevará mucho tiempo y no tendrás a nadie que te ayude (sin soporte), pero a la larga podrías ahorrarte dinero.
  • Contratar a un programador (“no quiero tener nada que ver con la programación o el diseño”): Tendrás que contratar a un desarrollador que te ayude a diseñar la página web y dejártela lista. No es necesariamente la solución más rápida, pero sin duda es otra manera de tener un control total sobre tu web. Aunque también es la opción más cara con diferencia.
  • Creador web (“no quiero programar, pero no me importa aprender a hacer las cosas yo mismo”): Los creadores web consiguen un buen equilibrio entre tiempo, dinero y esfuerzo. El código ya está preprogramado y solo falta personalizar el diseño y el contenido. Pero hay muchos tipos de creadores web, así que después te explico las diferentes opciones.

Una buena cosa es que, si quieres aprender a programar, hay multitud de cursos buenísimos en internet, muchos de ellos gratis. Pero vale la pena que antes dediques algo de tiempo a informarte y saber qué lenguaje de programación te resultará más útil, algunos se ponen de moda y luego desaparecen (¿alguien se acuerda de lo que era Flash?) y otros pueden ser buenos para otras cosas diferentes, como programar aplicaciones y videojuegos, por ejemplo.

Aunque decidas contratar a un programador, sigue siendo muy útil tener antes una idea clara de cómo quieres que sea tu página web. El programador no podrá leerte la mente, así que te aconsejo que investigues un poco y busques ejemplos de webs parecidas a lo que quieres.

Por último, la composición de la página web idealmente tendría que pensarla un diseñador profesional, ya que a veces surgen problemillas cuando los programadores se meten a diseñar. Y sí, ya te lo imaginas, ¿no?, este es un coste adicional.

Consejo profesional: Siempre es bueno tener una idea clara, antes de empezar, de lo que quieres conseguir. Haz una pequeña lista de webs parecidas a lo que buscas. Los ejemplos harán que el proceso de diseño sea más rápido, tanto si lo haces tú mismo, con un creador web, o incluso si se lo encargas a un diseñador o programador.

Paso 3. Evalúa la complejidad de tu web

La elección de la ruta que tomes, de las mencionadas en el apartado anterior, estará muy influida por el tipo de página web que quieras crear, que puede ser tan sencilla o tan compleja como quieras. Ahora te explicaré cuatro conceptos principales que creo que podrán ayudarte a estimar cuánto tiempo, esfuerzo y dinero puedes necesitar:

  • Comportamiento: Lo que la página web es capaz de hacer. Lo más básico correspondería a mostrar texto y tener enlaces que te lleven a otras páginas (por ejemplo, un traductor podría querer poner muestras de sus trabajos). Esto es suficiente para la mayoría de la gente y es muy fácil de hacer. En el otro extremo, podrías necesitar una aplicación completa, como un comparador de vuelos que emplea una API y todo tipo de complejas herramientas interactivas.
  • Contenido: De nuevo, tu página web podría simplemente mostrar unas pocas frases sobre tu tiendita de barrio. O podría ser una experiencia multimedia completa con vídeos, reproducción de audio y herramientas de realidad aumentada. ¡Por qué no!
  • Diseño: Incluso una página básica que solo muestre texto puede tener un diseño muy cuidado, si es lo que buscas. Puedes utilizar fuentes personalizadas, una pantalla que cargue de alguna forma especial, un menú animado, etc. De hecho, te sorprendería lo difícil que puede resultar programar una página web que tenga un aspecto minimalista, sencillo y bonito.
  • Niveles de navegación: Mientras que una web sencilla consistirá solo en una página landing con la URL principal, las webs más complejas necesitarán varios subdominios en los que estructurar y organizar todo el contenido.

Graph ES

Ahora bien, que una página web parezca sencilla no quiere decir que haya sido rápida ni barata de hacer. Por ejemplo, el diseño de Wikipedia.org no es muy elaborado, pero la ingente cantidad de contenido que tiene y los muchos niveles de navegación hacen que cada año cueste millones de euros mantenerla.

Y una página web como isitmonday.today (“¿es lunes hoy?”), aparentemente muy sencilla, casi sin contenido y con un diseño nada complicado, tiene detrás un script inteligente que comprueba la fecha, por lo que claramente necesita un código personalizado.

Y, otro buen ejemplo, el mundialmente famoso Milanuncios. Tiene un diseño básico y texto e imágenes sencillas. Pero…los usuarios pueden registrarse y colgar sus anuncios directamente, como en un foro, algo que no es tan fácil de hacer.

Pero ahora un ejemplo de lo contrario: echa un vistazo a esta página web de una barbería creada con Wix. Está conectada a Instagram, tiene integrados vídeos (colgados en YouTube), un formulario de reservas online, e incluso una pequeña sección de ventas por internet. Si hace algunos años hubieran contratado a un programador para crearla, les hubiera costado entre 2.500 y 5.000 €. En cambio, ahora mismo imagino que están utilizando el plan Business Ilimitado, que cuesta 20€ al mes con el alojamiento web incluido, más 15 € anuales del dominio (a partir del segundo año).

Consejo profesional: La complejidad de una página web normalmente ha de ser un equilibrio entre las funcionalidades que tiene y la experiencia del usuario. Querrás que tus usuarios encuentren las cosas e interactúen con tu web de la forma más fácil posible, así que intenta elegir la opción más sencilla posible.

Paso 4: Entender los precios de los desarrolladores de páginas web

Tanto si son autónomos como si trabajan en una agencia, los desarrolladores web pueden darte precios muy dispares.

webdev job pricing 1

Normalmente pueden contratarse:

  • Por horas: Se paga de acuerdo a la cantidad de trabajo que haga el programador. Es adecuado para mejoras y cambios puntuales que vayan surgiendo. Puede variar entre 20 € – 150 € a la hora, en función de los conocimientos y experiencia del programador. Hacer una página web podría llevar entre 50 y 300 horas, en función de la complejidad.
  • Por proyecto: Es cuando encargas la web completa, por ejemplo. Para darte una idea, el precio podría costarte unos 500 € – 5.000 €. Tendrás que asegurarte de que el código te pertenezca, por si acaso necesitas hacer cambios más tarde. E intenta también que el presupuesto incluya unas cuantas revisiones por si acaso hay algo que no te cuadra.

Para que tengas una idea, te doy los tiempos aproximados que se necesitan para programar una página web a medida:

  • Planificación previa: Unos 2 días (16 horas). El programador te pedirá información sobre lo que necesitas y te comentará diferentes ideas.
  • Obtención de recursos: Buscará ejemplos y las herramientas adecuadas. Quizá otros 3 días (24 horas).
  • Programación en sí: Pongamos una semana para un proyecto pequeño (40 horas).
  • Pruebas: 2 o 3 días para asegurarse de que todo funciona bien (16 – 24 horas).

Y esto es para páginas web de tamaño medio y no muy complejas.

Ya ves que puede ser muy caro. Otra opción es preguntar a tus conocidos y ver si alguien que conozcas te puede ayudar. Pero asegúrate de no confiar en alguien sin más. Nos han contado situaciones de gente que contrató a familiares y amigos y todo acabó en una discusión enorme.

Plataformas de autónomos: En nuestra experiencia, la forma más práctica de encargar la programación de tu web es anunciar tu proyecto en un portal como Freelancer. Simplemente tienes que describir el trabajo y recibirás un presupuesto (sin compromiso). Estas plataformas suelen ser muy exigentes con sus programadores, así que puedes estar tranquilo de que solo recibirás ofertas profesionales.

Otras opciones son portales como Upwork (en inglés). Solo tienes que introducir tu proyecto y esperar a recibir presupuestos de personas de todo el mundo. También tienes Twago, la plataforma más grande de freelancers de Europa; por otra parte, 99Designs y Dribble son buenos sitios para encontrar diseñadores (en inglés). Pero en estos casos tendrás que dedicar más tiempo a gestionar las ofertas y presupuestos que recibas, ya que puede haber un poco de todo.

Consejo profesional: Igual que pasa con cualquier otro trabajo, vale la pena dedicar un poco de tiempo a conocer a la persona que vas a contratar. Así que comprueba sus portfolios y referencias, pide por lo menos tres presupuestos, mira las valoraciones (si las hay) e intenta reunirte con ellos en persona (o hablar por teléfono o Skype) para confirmar su disponibilidad y plazos y asegurarte de que no haya problemas de comunicación.

Paso 5: Compara varios creadores web

Si has decidido programar la web tú mismo o encargárselo a un programador o diseñador, puedes saltarte este paso. Pero si lo que quieres es hacerlo tú sin la complicación de programar, los creadores web son una opción estupenda. Hay dos tipos principales:

  • Creadores web estándar: Son herramientas “todo en uno” que te permiten diseñar y editar una web tú mismo. Normalmente tienen un editor de arrastrar y soltar que permite ir colocando los diferentes elementos en la página. Además, tienen un portal online desde donde puedes iniciar sesión y añadir contenido manualmente. Funcionan muy bien para blogs, páginas web profesionales y tiendas online.

wix website editor 1

Panel de administración de Wix

  • Gestores de contenidos (CMS): En realidad, solo voy a hablar del más utilizado, WordPress.org. Es parecido a un creador de páginas web, pero además te permite acceder al código fuente y editar tú mismo cosas como la plantilla y los plugins, si lo necesitaras. Igual que con los creadores web, tendrás que iniciar sesión para añadir y editar contenido desde el panel de administración, que tiene este aspecto:

wordpress backend 1

Panel de administración de WordPress

Aunque los dos tipos de programas tienen cosas en común, la idea principal es que los creadores web son más fáciles de usar, pero tienen más limitaciones. En cambio, los gestores de contenidos pueden ser muy potentes, pero la curva de aprendizaje es mayor.

Consejo profesional: Toda nuestra web está dedicada a ayudarte a encontrar el mejor creador de páginas web. Así que, si esta opción es la que más te interesa, te recomendamos que pases algo de tiempo revisando nuestro comparador de precios y nuestros detallados análisis y vídeos.

Unas últimas palabras sobre el precio de una página web

Antes de acabar, me gustaría darte algunos últimos ejemplos de costes concretos y una idea de cuánto tiempo tendrás que dedicar para crear y mantener cuatro tipos diferentes de páginas web:

Método Blog básico Página web para pequeña empresa Tienda online pequeña Aplicación web compleja
Con Wix.com

0€ con anuncios – 10,50€ al mes sin anuncios

15 € al año por un dominio propio

60 € al año por una dirección de correo profesional

2-6 horas de configuración

2 horas por post

10,50€ al mes

14 € al año por un dominio propio

60 € al año por una dirección de correo profesional

6-12 horas de configuración

12 – 30 horas al mes en actualizaciones

20€ al mes

14 € al año por un dominio propio

60 € al año por una dirección de correo profesional

6 – 12 horas de configuración

30 – 90 horas al mes para gestionarla

N/A

Instalando WordPress en tu propio dominio

70 € – 140 € al año de hosting

14 € al año por el dominio

60 € al año por una dirección de correo profesional

1 – 3 días de configuración

2 horas por post

70 € – 140 € al año de hosting

14 € al año por el dominio

60 € al año por una dirección de correo profesional

Plantilla premium: 60 € – 200 € una única vez

2 – 7 días de configuración

12 – 30 horas al mes para actualizaciones

100 € – 250 € al año de hosting

14 € al año por el dominio

60 € al año por una dirección de correo profesional

Plantilla premium: 60 € – 200 € una única vez

Plugin WooCommerce: 0 € – 180 €, en función de las funcionalidades

2 – 7 días de configuración

30 – 90 horas al mes para gestionarla

100 € – 250 € al año de hosting

14 € al año por el dominio

60 € al año por una dirección de correo profesional

Plantilla premium: 60 € – 200 € una única vez

Plugins premium: 200 € – 1000 €, pago único

7 – 14 días de configuración

0 – 90 horas al mes para gestionarla

Desarrollo a medida

500 € – 1.000 € por la web

70 € – 140 € al año de hosting

14 € al año por el dominio

2 – 7 días de configuración

2 – 4 horas por post si no puedes subirlo tú mismo

1000 € – 3.000 € por la web

70 € – 140 € al año de hosting

14 € al año por el dominio

2 – 7 días de configuración

12 – 30 horas al mes para actualizaciones

1000 € – 5.000 € por la web

70 – 140 al año de hosting

14 € al año por el dominio

7 – 14 días de configuración

30 – 90 horas al mes para gestionarla

3000 € – 5.000 € por la web

70 € – 140 € al año de hosting

14 € al año por el dominio

14 – 30 días de configuración

0 – 90 horas al mes para gestionarla

Como ves, hemos vuelto a la idea inicial de que los costes de una página web pueden variar enormemente. De hecho, las diferencias todavía parecen más amplias que antes porque, como hemos visto, hacer una página web te puede costar desde 0€ hasta… bueno, lo que quieras.

Pero, si hay una idea con la que tienes que quedarte de este extenso artículo, es que, aunque los costes de las páginas web varían mucho, no deberían ser difíciles de entender.

¡Espero que esta guía te ayude a decidir cuánto tiene sentido gastarte y que esperar a cambio!

Comentarios

Volver arriba